Publicada la lista de aprobados de Ingeniería Industrial de Preparatec en AND17-18

Ayer salió publicada en el BOJA el nombramiento de los aprobados en la oposición de Ingeniería Industrial de la oferta conjunta de 2017-2019 de la Junta de Andalucía.

A pesar de ser 40 las plazas ofertadas solo han sido nombrados funcionarios 38 de los que 29 son alumnos nuestros. Siendo ya oficial es el momento de publicar quienes son como es nuestra costumbre: APROBADOS II AND17-18 def

Es un momento agridulce, de alegría por los que van a tomar posesión y comenzar una nueva etapa profesional y que aportarán desde lo público con su sobrada capacidad, pero tristeza por los que habiendo dedicado esfuerzos en la preparación no han podido alcanzar el objetivo.

¿PREPARATEC no vende material suelto? ¿Solo prepara oposiciones en Andalucía?

Junto a nuestra negativa a atender por teléfono esta es quizás una de las fuentes de polémica más habituales con los interesados en nuestra oferta. Nosotros somos preparadores de oposiciones, no editamos libros ni material ni podemos venderlo por otra parte. La actividad económica en la que estamos de alta (9339) no lo permite.

Evidentemente que tenemos temas elaborados, test, supuestos, etc.. pero se facilitan exclusivamente a los alumnos dentro de una preparación específica a una oposición.

Por otra parte, a la fecha solo estamos preparando en Andalucía. En ocasiones anteriores hemos preparado en Castilla la Mancha e incluso algunos cursos genéricos para alumnos de cualquier otra Comunidad, pero a la fecha solo estamos preparando en Andalucía. Sabemos que hay Comunidades Autónomas que no tiene preparadores y que estáis buscando alternativas pero cada vez más es complicado elaborar y mantener temarios, test y supuestos y solo en Andalucía a la fecha estamos haciéndolo (lo que no quiere decir que en el futuro podamos ampliar la oferta). Dicho esto nos consta que gente preparando en Andalucía tiene éxito en otras autonomías.

Qué garantía ofrece PREPARATEC? ¿Voy a sacar plaza?

Ayer hablábamos del indicador de efectividad de la preparación como porcentaje de aprobados con plaza que eran alumnos nuestros.

Sin embargo hay otro indicador importante, la tasa de éxito, es decir, el porcentaje de alumnos aprobados con plaza respecto a los presentados en Preparatec. Nosotros seguimos el criterio de considerar alumno presentado a aquel que finaliza todas las entregas (nunca ha aprobado nadie que no finalizara el curso por cierto).

En la tasa de éxito lo que más influye más es el equilibrio entre número de plazas y alumnos preparados. En general, en ofertas grandes con muchas plazas nuestra tasa de éxito es mayo (se acerca al 50%) mientras que en ofertas pequeñas con pocas plazas baja mucho (inferior al 20%.

La realidad es que a pesar de nuestra efectividad, la tasa de éxito va a depender fundamentalmente de la ratio presentados / plazas ofertadas, de ahí nuestra insistencia en que los interesados valoren antes qué oferta se quiere opositar en términos de número de plazas.

No hay descripción alternativa para esta imagen

¿Qué garantía ofrece PREPARATEC? ¿La preparación es efectiva?

Hablar de garantía en una preparación es complicado. Es una actividad donde el equilibrio número de alumnos, duración de la preparación y nivel de competencia cambia mucho.

Nosotros entendemos que hay que tener transparencia e indicadores. Por ello desde el principio venimos publicando las estadísticas de preparación.

Para medir si hemos preparado bien el indicador que creemos más adecuado es el porcentaje de aprobados con plaza que han sido preparados por nosotros en cada convocatoria. Ese indicador para nosotros mide la calidad del material y la preparación. Si como ocurre últimamente 3/4 de los aprobados son nuestros claramente la preparación es efectiva y claramente alguien que prepara con ese material puede conseguir su objetivo.

Eso no quiere decir que todos los que preparen con nuestro material obtengan plaza, de eso hablaremos próximamente.

No hay descripción alternativa para esta imagen

Opositar y no enfermar en el intento.

Lo primero, aunque sea obvio, el opositor tiene que cuidarse. Eso implica dormir bien, hacer ejercicio físico, alimentarse correctamente y sobre todo evitar actividades nocivas como consumir drogas (el alcohol es una droga) o trasnochar.

El truco para sacar horas no es quitárselas al sueño o el ejercicio, al contrario, es eliminar los ladrones del tiempo. Borrarse de todas las redes sociales, eliminar la TV – streaming y limitar las salidas son herramientas que ahorran tiempo.

Cada opositor tiene una situación vital diferente y no se puede dar una regla general de que es imprescindible (atender a los hijos o pareja, asistir a eventos religiosos o citas con amigos). Lo que sí está claro es que hay que coger el calendario e ir tachando. En eso nos ayudan los simulacros y test, si vamos bien podemos mantener el ritmo, si vamos mal hay que seguir tachando.

Nuestro consejo es que nunca hay que reducir las horas de sueño o de ejercicio. Como dijo el clásico “mens sana in corpore sano”. El ejercicio físico tiene un efecto siempre beneficioso en el opositor.

Todo esto cobra especial importancia en la semana antes del examen, como los atletas tenemos que llegar al examen frescos y ágiles.

¿El puesto de funcionario es para toda la vida? Las excedencias

Uno de los principales atractivos de la función pública es que el puesto de trabajo está garantizado de por vida salvo excepciones muy tasadas (expediente disciplinario o superar el plazo de excedencia particular).

Eso no impide que el funcionario pueda concursar todas las veces que quiera dentro de su administración, e incluso en otras administraciones o entidades del sector público. Si se va a trabajar fuera de su Administración de origen y siempre que su contrato sea con una entidad del sector público, su excedencia no tiene tiempo máximo. Podemos jubilarnos si no salimos del sector público aunque no estemos en nuestra Administración, eso sí para volver tendremos que solicitar el reingreso o concursar (pero no opositar de nuevo).

En cuanto a las aventuras en el sector privado son también posibles. A partir de los 5 años de servicio se puede pedir excedencia para ir a una entidad privada,. La excedencia de interés particular tiene un mínimo de 2 años antes de poder reingresar. Es importante saber además comprobar si existe un plazo máximo (lo dirá la resolución).

¿Se puede ser funcionario y seguir en el sector privado? ¿Hay incompatibilidades?

Una de las ideas que se suele tener al opositar es complementar el sueldo con otra actividad. En esto la función pública es especialmente restrictiva.

Solo es posible tener una segunda actividad privada previa autorización si ocupamos una plaza de puesto base (las que tienen menos complemento específico cuya cuantía no supere el 30 por 100 de su retribución básica, excluidos los conceptos que tengan su origen en la antigüedad.

En cuanto a la compatibilidad con actividades públicas, la única excepción reseñable es la de profesor asociado a tiempo parcial en Universidades Públicas.

Finalmente, son también excepciones a la incompatibilidad la gestión del patrimonio personal, algunas actividades de formación como por ejemplo preparación de opositores y las creaciones de propiedad intelectual (libros, música, etc..).

Recomendamos informarse antes de opositar de si lo que pretendemos hacer en el futuro es posible. Por ejemplo aquí

¿Cuáles son los costes de preparar una oposición?

Como siempre tendremos costes directos, indirectos y de oportunidad.

Los costes directos serán por ejemplo los costes de la preparación (por ejemplo en nuestro caso 1.000 euros para ingenieros industriales y 800 euros para ingenieros técnicos industriales para el primer examen) y la compra de libros y copistería (del orden de 500 euros).

Los costes indirectos suelen en nuestro caso el acceso a internet aunque hoy en día lo normal es que todos lo paguemos para otros usos.

Sin embargo el coste más olvidado es el coste de oportunidad. No solo por el tiempo dedicado a la oposición y no a otras aficiones o a la familia y amigos, sino en sí mismo el coste de oportunidad. No es raro que un opositor dedique 1.000 – 1.500 horas en vez de hacer otro tipo de formación, o facturar sus horas como profesional. En este último caso, estamos hablando con un rango de coste hora de 20 a 60 euros dependiendo de nuestro nivel retributivo, de un coste de oportunidad entre 20.000 y 90.000 euros. Olvidar este coste es uno de los errores más frecuentes.

¿Qué diferencias hay entre oposición (libre) y concurso-oposición?

Existen dos sistemas de acceso a la función pública para los ingenieros e ingenieros técnicos industriales: la oposición y el concurso oposición.

La diferencia básica es que en la oposición el resultado solo depende de los ejercicios de la oposición mientras que en el concurso-oposición finalizados los ejercicios de la fase de oposición se suma la puntuación de la fase de concurso con el resultado de la valoración de los méritos aportados.

En el concurso-oposición opositores con muchos méritos pueden mejorar su posición e incluso ganar la plaza en detrimento de opositores con más nota en los ejercicios.

Lo que no es verdad es que los concursos-oposición sean para los interinos o que como se ha dicho erróneamente las plazas de estabilización son para los interinos. En los baremos se valora también los años de trabajo en puestos similares del sector privado y en ocasiones realmente los opositores más favorecidos son personas con decenas de años en la empresa.

Lo importante si va a ser concurso-oposición es valorar los puntos que pensamos podemos tener porque si son pocos posiblemente sea casi imposible tener plaza.

¿Qué administración me interesa opositar?

La duda está entre la Administración General del Estado, las administraciones de las Comunidades Autónomas y los Entes Locales (Diputaciones y Ayuntamientos).
La Administración General del Estado tiene un ritmo de oferta de plazas y exámenes muy regular. El número de plazas últimamente es importante. La única desventaja es que si queremos terminar residiendo fuera de Madrid es complicado concursar a plazas siendo funcionario del Estado, pero es posible.
Por contra, si opositamos a una Comunidad Autónoma donde esté nuestro destino preferente es relativamente fácil en pocos años ubicarnos en la provincia que queremos. Al contrario es complicado movernos a otras Comunidades Autónomas o al Estado aunque cada vez hay más plazas “abiertas” a funcionarios de otras administraciones que nos permitirían ese tipo de traslados.
Finalmente los entes locales son los más complicados para cambiar de residencia. En general tienen mejores complementos retributivos y menos incompatibilidades. Quizás la mayor desventaja es que las plazas son muy escasas y cuando se convocan es complicado superar las pruebas por falta de preparadores, temarios y por la propia organización de los procesos que suelen ser de estabilización.